lunes, 18 de mayo de 2009

Adiós, Maestro...


Adiós Maestro, poeta de lo cotidiano. Adiós asmático crónico, montevideano desde el pie hasta el alma.

Gracias. Aunque por todo lo que escribiste sólo pueda dedicarte mi silencio.

No hay comentarios: